Terciopelo azul (Blue Velvet)

Dennis Hopper el villano de Blue VelvetTexto: Ercilia M. Perriere

Hace casi tres décadas se estrenaba Blue Velvet (1986), obra maestra del director David Lynch. El nombre Terciopelo azul (Blue Velvet) fue tomado de la canción de Bobby Vinton “Blue Velvet”,  famosa en los años 50 por versiones grabadas por Tony Bennet y otros.

El protagonista, Jeffrey Beaumont, es interpretado por Kyle MacLachlan, que ya había trabajado con el director en Dune (de hecho, muchos miembros del reparto también habían aparecido en Dune, incluyendo a Dean Stockwell y Brad Dourif).

Jeffrey es un estudiante que ha dejado temporalmente la universidad, para volver a su pueblo natal, Lumberton, después de que su padre sufriera un ataque cardíaco. De camino entre su casa y el hospital, encuentra una oreja humana tendida en la hierba. Para Lynch, esta oreja representa un portal en el que introduce la lente de su cámara hasta lo más profundo, sumergiéndose en la total oscuridad hasta salir por el otro extremo, como si en ese trance nos transportara a una nueva dimension dentro de las planicies surrealistas en el mundo Lynch. Jeffrey comienza su propia investigación sobre el misterio de la oreja, y se encuentra a sí mismo siendo atraído más y más por el  inframundo que comienza literalmente a la vuelta de la esquina.

Con la ayuda de Sandy Williams (Laura Dern), una joven, hija de un detective de la policía local (George Dickerson), Jeffrey se cuela en el apartamento de Dorothy Vallens (Isabella Rossellini), una cantante de un club nocturno de mala muerte, que la policía sospecha que pueda estar involucrada en el caso. Una vez dentro, Jeffrey se entera de que Dorothy, está muy lejos de ser la mujer fatal de ojos oscuros que a primera vista parece, ella en realidad es la víctima frágil de un hombre sádico, el villano de esta historia, Frank Booth, el extorsionador de mente perturbada, interpretado por Dennis Hopper. Se trata de uno de los personajes más degenerados que el cine haya conocido. Sin duda, su personalidad merece un estudio exhaustivo, con un notorio complejo edípico que descarga en la figura de Dorothy, quien tiene que ejercer de esclava sexual, por miedo a perder a su hijo, secuestrado por este peligroso individuo. Jeffrey se ve atrapado en un triángulo de amor masoquista entre los dos mundos representados por Sandy y Dorothy, dos mujeres muy diferentes.

“Blue Velvet” muestra una estética visual muy talentosa. La dirección de fotografia, a cargo de Patricia Norris y el diseño en manos de Frederick Elmes, quien le otorga al film un halo de anacronía suspendida.

Las primeras escenas son las más recordadas, con un efecto idílico, rosas rojas contra una cerca blanca y un cielo azul sobresaturado, un camión de bomberos rojo conduciendo por una calle arbolada, y los niños que cruzan la calle sin peligro hacia la escuela. Y luego la calma se rompe para dar lugar a una sombra siniestra cuando la cámara llega hasta el jardín delantero del padre de Jeffrey, que se desploma sobre la hierba a causa de un infarto. La cámara lo sigue acompañándolo en la caida hacia abajo, entre los tuneles de la hierba donde los insectos son los protagonistas.

La banda sonora reluce gracias a Angelo Badalamenti, siendo esta la primera colaboración que el compositor creó para un filme de David Lynch, iniciando una prolífica relación profesional. Tambíen aparece brevemente en el filme haciendo un breve cameo, sentado en un piano. Partitura cálida y sugerente, en base a melodías muy suaves y algunos temas de jazz, que recrean una atmósfera que es a la vez sensual y enigmática y que, en lugar de dinamizarla, contribuye deliberadamente a ralentizar la acción.

Este  filme está lleno de guiños y simbolismos. En este sentido, Blue Velvet no trata tanto de la violencia oculta y el masoquismo bajo la superficie, sino más bien la forma en que la violencia está constantemente saliendo a la superficie y sólo nos engañamos  a nosotros mismos acerca de su carácter secreto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: