La censura en el cine español

Texto: Esteban Muñoz

No ha habido periodo político en el que no se hayan censurado películas en España. Desde los besos de las estrellas de cine mudo, recortados sin piedad desde el instante en que la acaramelada pareja acercaban los labios, hasta el escándalo provocado por recientes películas de horror extremo como Saw VI o A Serbian Film, la censura ha campado por España, a veces liviana, a veces atrozmente restrictiva.

Sin embargo, en numerosas ocasiones, la sempiterna batalla entre creadores y guardianes de la moral se ha saldado con una apabullante victoria por parte de los primeros. Es el caso de Juan Antonio Bardem y su magistral retrato en blanco y negro, negrísimo, de la España de su época, una sociedad que se movía a dos velocidades, en coche y bici, y los primeros tenían licencia de atropellar a los segundos: Muerte de un ciclista (1955).

O Luis Buñuel y ese cóctel molotov llamado Viridiana (1961), que el cineasta aragonés le brindó a la España franquista. Especialmente recordado será ese final con simbólico ménage-à-trois, mucho más incendiario que el final original, prohibido por los censores. Prueba definitiva de que la imaginación es y será infinitamente más poderosa que las rígidas normas de la ética y la moral.

Y tampoco nos podemos olvidar de esa otra bestia negra de los censores falangistas que fue Jesús (o Jess) Franco y sus orgías vampíricas, sin concesión a la sutilidad, de entre las que Vampyros Lesbos (Las Vampiras, 1971) será sin duda la más recordada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: